caudalímetros electromagnéticos

Principio de funcionamiento:

Los caudalímetros electromagnéticos están basados en la Ley de Faraday y miden el paso de un líquido, eléctricamente conductivo, a través del tubo de medición donde se induce una tensión eléctrica entre dos electrodos opuestos cuando se le aplica un campo electromagnético perpendicular al mismo. Esta tensión es proporcional a la velocidad del líquido y, por lo tanto, a su caudal.

Principales ventajas:

Estos caudalímetros son del tipo no intrusivo, es decir, que no existe ninguna pieza, ni fija ni móvil, dentro del conducto que restrinja el paso del líquido. Esta característica presenta varias ventajas:

  • Menor pérdida de carga
  • No le afectan los golpes de ariete de las instalaciones
  • Menores costes de mantenimiento mecánico
  • Facilidad de limpieza
  • Este aspecto es muy importante en la industria alimentaria
  • Posibilidad de medir líquidos con solidos en suspensión
  • Amplio rango de medición con precisión

Tipo de líquidos:

Los caudalímetros electromagnéticos solo pueden medir líquidos que tengan una conductividad superior a 50 µS/cm, es decir, agua con algún otro componente. No pueden utilizarse para medir, por ejemplo, agua osmotizada o desmineralizada. Las principales aplicaciones que tienen estos equipos son:

  • Líquidos alimenticios como leche y otros productos lácteos, cerveza, vino, ciertas salsas, sopas, caldos no viscosos, etc.
  • Aguas potables residuales riego abrasivas, con lodos o sólidos en suspensión.
  • Líquidos químicamente agresivos como amoniacos, algunos ácidos, sosa, etc.
  • Serie AFS

    PDF

  • Serie AFP

    PDF

  • Serie AFG

    PDF

  • Serie AFT

    PDF

Productos relacionados: